Argumento

Los accidentes de tránsito causan la muerte de más de 1.25 millones de personas en el mundo. Son la novena causa de muerte entre personas de todas las edades y la principal causa de muerte entre personas de edades comprendidas entre los 15 y los 29 años. Cuando en marzo de 2010, la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el periodo 2011-2020 Decenio de Acción para la Seguridad Vial propuso a los Estados miembros que llevasen a cabo actividades en materia de seguridad vial, particularmente en los ámbitos de la gestión de la seguridad vial, la infraestructura viaria, la seguridad de los vehículos, el comportamiento de los usuarios de las vías de tránsito, la educación para la seguridad vial y la atención después de los accidentes, señalando como prioritarias:

  • Elaborar programas integrales para mejorar el comportamiento de los usuarios de las vías de tránsito.
  • Observancia permanente o potenciación de las leyes y normas en combinación con la educación o sensibilización pública para aumentar las tasas de utilización del cinturón de seguridad y del casco, y para reducir la conducción bajo los efectos del alcohol, la velocidad y otros factores de riesgo.

AIPSEV – Asociación Internacional de Profesionales para la Seguridad Vial, en el marco de los pilares del Proyecto Policía & Educador para la Seguridad Vial, promueve el II CIPSEVI – Congreso Internacional de Profesionales para la Seguridad Vial, para el intercambio del conocimiento y una cooperación basada en el aprendizaje y conocimiento recíproco como factor fundamental para el desarrollo de las capaciades.

AIPSEV también asume los objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU para 2030, adoptados por todos los Estados Miembros en Septiembre de 2015 en la Asamblea General de Naciones Unidas y especialmente aquellos relacionados con la Seguridad Vial, que proponen para 2020 reducir a la mitad el número de muertes y lesiones causadas por accidentes de tráfico en el mundo y para 2030, proporcionar acceso a sistemas de transporte seguros, asequibles, accesibles y sostenibles para todos y mejorar la seguridad vial, en particular mediante la ampliación del transporte público, prestando especial atención a las necesidades de las personas en situación vulnerable, las mujeres, los niños, las personas con discapacidad y las personas de edad.